La compra de una vivienda es probablemente la más importante adquisición que vas a llevar a cabo a lo largo de tu vida. Antes de tramitar la hipoteca, asegúrate de saber lo que puedes pedir prestado. Averigua dónde conseguir una hipoteca, los diferentes tipos y cómo funciona el proceso.


¿Qué es una hipoteca?

¿Qué es una hipoteca?

Una hipoteca es un préstamo que te otorga una entidad financiera con el fin de comprar un inmueble o un terreno. Su duración puede variar de 15 a 40 años, dependiendo del banco y de la coyuntura económica que esté atravesando el país en ese momento. El préstamo está garantizado por el valor de la vivienda hasta que se paga. Cuando no puedes hacer frente a las cuotas, el prestamista puede embargar (recuperar) tu casa y venderla para recuperar el dinero.

Calcula lo que puedes pagar cada mes

Existen numerosas calculadoras de hipotecas en línea para hacer un cálculo de asequibilidad de hipotecas y así planear cuánto vas a poder pagar de cuota mensual. No te exijas si crees que vas a tener problemas para mantener las cuotas. Debes de tener en cuenta también los gastos de funcionamiento de una vivienda, como las facturas de la comunidad, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), el seguro y el mantenimiento.

Cuando acudas a un banco a solicitar la hipoteca querrán ver pruebas de sus ingresos y de ciertos gastos, las deudas que tienes y si tienes deudas impagadas. Pueden pedirte información sobre las facturas del hogar, la manutención de tus hijos y los gastos personales, así como tu última declaración de la renta.

Las entidades crediticias van a tener en cuenta otros factores a la hora de concederte o no la hipoteca, existen ciertos índices a los que están ligados este tipo de préstamos, a continuación vamos a ver los más importantes.

Índices a tener en cuenta antes de solicitar una hipoteca

A la hora de analizar los préstamos que se ofrecen en el mercado, y en el caso que nos ocupa las hipotecas, existen algunos conceptos clave a la hora de calcular el interés que nos va a cobrar la entidad financiera por nuestra hipoteca. Son ciertos acrónimos que seguro has escuchado antes como EURIBOR, TAE, TIN o diferencial. Nuestra responsabilidad es no dejar que nos confundan con estos términos bancarios y desgranar los conceptos para extraer la información que nos ayude a elegir la hipoteca con mayor criterio.

  1. Euribor. Euro INterbank Offered Rate, es un índice muy común utilizado por los bancos como referencia para medir el valor de la hipoteca a lo largo de toda su duración. Consiste en una media del tipo de interés al cual los bancos se prestan dinero entre ellos en el mercado interbancario. Se puede calcular interanual, mensual, semanal y diariamente. Cuando se trata de hipotecas, el cálculo se realiza a 12 meses, actualizándose de forma diaria.
  1. TIN. Son las siglas de Tipo de Interés Nominal, y hace referencia al porcentaje que el banco te va a cobrar de forma anual por tu hipoteca. Es decir, si tu hipoteca tiene un importe total de 100.000 euros y el TIN es del 2%, pagarás anualmente 2.000 euros en forma de intereses. No obstante este índice no contempla el coste que supone la hipoteca en concepto de comisiones para el cliente, por lo que necesitamos de otro índice que nos aportará más información, el TAE.
  1. TAE. Muchos expertos consideran el TAE como una de las mejores tasas a la hora de comparar hipotecas. Consiste en una forma de calcular el tipo de interés del préstamo en la Tasa Anual Equivalente, de ahí sus siglas. Esto quiere decir que, aparte de tener en cuenta el porcentaje que te cobra el banco, tiene en cuenta también las comisiones del préstamo. Como en el ejemplo anterior, si tenemos una hipoteca por un importe de 100.000 euros a un 2% de TIN, añadiendo las comisiones del banco podríamos llegar a un 4% o incluso un 5%. Por eso es muy importante tener en cuenta este índice.
  1. Diferencial. Es un importe que debemos sumar al EURIBOR para determinar el tipo de interés del préstamo. Es a discreción del banco a cómo fija el diferencial y es normal que varíe según otros productos que contratemos vinculados al préstamo hipotecario (tarjetas de crédito, seguros, planes de pensiones…). Lo importante a tener en cuenta con el diferencial a la hora de comparar hipotecas es que sea lo más bajo posible.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar tu hipoteca

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca

Ahora que hemos visto los términos más habituales para comparar el precio que va a tener tu hipoteca, es muy importante atender a otra serie de cuestiones adicionales que pueden tener un impacto directo en el coste final de la operación.

  1. Gastos accesorios de registro hipotecario. Estos costes están relacionados con la notaría, la tasación, los gastos originados de la gestoría, el registro de la propiedad, etc… Estos gastos no se suelen incluir a la hora de calcular una hipoteca y pueden suponer una sorpresa a la hora de finalizar con los trámites.
  1. Bonos por contratación de productos adicionales. Como comentamos anteriormente, si contratas otros productos adicionales como seguros o tarjetas de crédito, el banco te hará bonificaciones en concepto de fidelización, lo que verá reducido notablemente el importe final de la hipoteca haciéndola más económica.
  1. Comisiones por amortización anticipada. Si durante el ciclo de vida de la hipoteca tu situación financiera mejora, tal vez cuentes con capital suficiente para aportar un monto por adelantado para reducir el importe de la cuota mensual o bien reducir el plazo de pago de la hipoteca. Esto no suele gustar a los bancos, ya que tienen calculado lo que van a ganar con el producto según las condiciones acordadas en un inicio y conlleve una penalización. Es importante saber desde un principio cual será para tenerlo bajo control.

Contacta con PrestamosHipotecarios.net

Si tienes cualquier duda y así lo deseas, ponte en contacto con nosotros mediante nuestra página de contacto, o bien por teléfono o email.