No es un reto ni un capricho, sino, muy a menudo, una necesidad. Quieres comprar casa, pero tu cuenta está en rojo, ahorras poco o nada a causa de la precariedad laboral y los gastos no perdonan, por mucho que intentes apretar el cinturón. Luego están los niños que crecen y necesitan ropa y zapatos nuevos, por no hablar del material escolar, que cada vez es más caro. Y, mientras tanto, la necesidad de comprar casa sigue ahí, presionando pero aparcada. Te sigues preguntando, ¿tiene sentido seguir pagando un alquiler en lugar de destinar ese dinero a una hipoteca para comprar un piso? Probablemente no. Pero, dada la delicada situación financiera, ¿se puede pedir una hipoteca sin ahorros?

¿Es posible conseguir una hipoteca sin ahorros?

Cuando decidimos comprar una casa, no únicamente tenemos que preocuparnos por la cantidad de dinero que deberemos pagar cada mes, sino también por la que tendremos que pagar antes de formalizar dicha hipoteca, es decir, el 20% del precio del inmueble más los gastos (impuestos, notaría, gestoría…), que suelen oscilar entre el 10% y el 12%.

Es evidente que no todos tenemos esa cantidad ahorrada, por lo que, las posibilidades de contratar una hipoteca se reducen considerablemente, aunque no son nulas. Hay algunos bancos que ofrecen una financiación del 100% del valor de tasación de la vivienda y otros que también cubren los gastos, por lo que  sí se podría conseguir una hipoteca sin ahorros.

Estos tipos de hipotecas sin ahorros eran muy comunes antes de la crisis económica de 2008, pero, en la actualidad, son muy pocos los bancos que se arriesgan a ofrecerlas y se tienen que cumplir unas condiciones muy férreas que le aseguren a la entidad el pago de las cuotas. 

¿Cómo conseguir una hipoteca sin ahorros?

1. Tener un perfil económico solvente

Para el banco, asegurarse que tengas un trabajo estable es fundamental para determinar si  podrás hacer frente o no a los pagos de la hipoteca. Por eso, ser funcionario podría abrirte las puertas para que la entidad se arriesgue a ofrecerte este tipo de hipoteca. Si no se trata de tu caso, podrías conseguirla si tienes un trabajo indefinido y estable. Esto podría tranquilizar a la entidad financiera y garantizar que podrías pagar tu hipoteca sin problemas.

2. Solicitar una hipoteca para pisos de bancos

Hay bancos que ofrecen hipotecas con financiación de hasta el 100% para la compra de sus viviendas, aunque la oferta es limitada. Generalmente, hay largas listas de espera, pero si estás dispuesto a esperar y finalmente consigues uno de estos pisos (y aparte tienes un buen perfil económico), es posible que el banco te conceda una hipoteca sin que tengas ahorros.

3. Disponer de un aval u otras garantías adicionales

Para poder aspirar a que el banco te conceda una hipoteca sin ahorros, es fundamental que le aportes todas las garantías adicionales de las que dispongas. Entre ellas tienes: presentar un aval (alguien que se haría cargo de pagar la hipoteca en caso de que tú no pudieras) o poner como garantía otra propiedad… Se trata de respaldos que aseguran a la entidad bancaria que en el caso de que no pudieras hacer frente a tu hipoteca, esta se quedará con la propiedad que has presentado como garantía.

4. La tasación tiene que ser mayor que el valor de compraventa

Los bancos suelen financiar hasta el 80% del valor de tasación, por lo tanto, si este es mayor que el coste del inmueble, podrías conseguir el importe total que necesitas. Aunque no es muy común que la tasación y el valor de compra de la vivienda difieran de tal forma que puedas permitirte comprar la vivienda sin necesidad de ahorros. Si quieres solicitar una hipoteca sin ahorros, la entidad realizará un estudio pormenorizado y tendrás que asegurar tu posición económica aportando toda la documentación necesaria, antes de que la entidad dé el visto bueno a tu préstamo hipotecario.