En un mundo en el que todo se encarece día tras día, es cada vez más difícil poder comprar una propiedad inmobiliaria. Esto hace que muchos se planteen la opción de poder tener una hipoteca con más de un titular. Pero, ¿es eso posible? ¿Cuántos titulares puede tener una hipoteca? Resolvemos tus dudas a continuación.

Titulares de una hipoteca

A efectos legales, no existe ningún límite de titulares para una hipoteca. De hecho, para las entidades bancarias es mejor que sean varias las personas que se comprometan a devolver el préstamo, ya que así la probabilidad de impago es mucho menor. No obstante, sí que es importante saber que existen diferentes tipos de titulares:

Titulares de la hipoteca sin propiedad

Un titular de hipoteca sin propiedad, es la persona que se convierte en titular del préstamo, pero que no figura como tal en la escritura del bien inmueble. En otras palabras, funciona como avalista y deberá responder con su patrimonio presente y futuro en caso de que se produzca una situación de impago, aunque no sea el propietario de la vivienda.

Usufructuario

Este caso es el contrario al previamente mencionado. Esta figura tiene la posesión de la vivienda, pero no la propiedad de la misma. A efectos prácticos, esta persona no tiene la potestad de poder vender, alquilar, hipotecar o llevar a cabo ninguna actividad sin previa autorización del propietario. 

Hipotecante no deudor

Finalmente, existe la figura del hipotecante deudor. A diferencia del avalista, este no debe responder con su patrimonio presente y futuro, sino que únicamente deberán hipotecar su vivienda en caso de que el hipotecario principal desista de sus obligaciones, es decir, no cumpla con los pagos acordados.

Qué tipos de aval existen

Ventajas de las hipotecas con múltiples titulares

Si has llegado hasta aquí, es porque probablemente estés interesado en la cotitularidad de las hipotecas, pero aún necesitas un empujón más para decidir. Veamos cuáles son las ventajas de las hipotecas con múltiples titulares:

  • Facilidad: la principal ventaja de este tipo de hipotecas, es que son mucho más fáciles de conseguir. Como ya hemos comentado, las entidades bancarias tradicionales así como las entidades de financiación alternativa, verán menor probabilidad de impago y una operación con un riesgo mucho menor.
  • Cuantía: si existe más de un titular, tendremos mayores opciones de conseguir un préstamo monetario más elevado, ya que se podrán afrontar cuotas mucho más altas.
  • Solvencia: ligado con los puntos anteriores, el hecho de que exista más de un titular es más solvente que una única persona, ya que esta puede quedarse sin trabajo o atravesar una situación económico-financiera complicada. 

El único aspecto a tener en cuenta y que podría no ser tan favorable, es el hecho de que las hipotecas suelen ser muy largas, y en este tiempo las relaciones entre los diferentes titulares podría cambiar. 

Como puedes comprobar, conseguir ahora la propiedad inmobiliaria que tanto deseabas está al alcance de tu mano. No esperes más y empieza a cambiar tu futuro ahora.