Una permuta hipotecaria es intercambiar la propiedad de un inmueble. Dicho de otro modo, en una operación de permuta dos propietarios de dos inmuebles distintos se intercambian la titularidad o propiedad de los mismos. Una permuta inmobiliaria es totalmente legal y puede hacerse siguiendo los trámites que vamos a explicarte en este post. 

Qué es una permuta inmobiliaria 

Como hemos dicho en la introducción, la permuta inmobiliaria se encuentra totalmente legalizada y regulada dentro del Código Civil. De hecho, la definición y regulación de la permuta inmobiliaria se encuentra concretamente en el artículo 1538 del Código Civil. La definición que da dicho manual sobre una permuta es la siguiente: 

La permuta es un contrato por el cual cada uno de los contratantes se obliga a dar una cosa para recibir otra. 

Código Civil Español

Según está definición, la permuta es por tanto, aquella situación en la que dos partes intercambian la titularidad o propiedad de una cosa. Para que una permuta sea considerada como tal debe tratarse de intercambio de bienes y no de dinero. Así pues, una permuta es muy similar a lo que también se conoce como trueque. 

Cómo se realiza una permuta inmobiliaria

En el caso de las permutas inmobiliarias, es muy difícil que dos inmuebles que van a ser permutados tengan exactamente el mismo valor, lo que significa que en una permuta uno de los dos propietarios o permutantes deberá añadir en efectivo la diferencia de valor para poder cerrar la operación. Aunque una de las dos partes aporte dinero la operación sigue siendo considerada una permuta.

A la hora de ejecutar una permuta no existen límites sobre qué objetos o bienes pueden permutarse, por lo que en el caso de una permuta inmobiliaria puede permutarse: 

  • Un piso por una casa 
  • Un local comercial por un conjunto de garajes 
  • Un restaurante por un chalet en la playa 
  • Una nave industrial por un apartamento 

Cómo vemos, cualquier tipo de propiedad mobiliaria puede ser objeto de permuta en España. 

Trámites legales para realizar una permuta inmobiliaria

permuta hipotecaria
¿Cómo se intercambian (permutan) dos viviendas?

Igual que ocurre en operaciones de compraventa de inmuebles, dicha operación significa acudir al notario y el Registro de la Propiedad. Los trámites a realizar en orden correcto son las siguientes: 

  1. Se deberá realizar una tasación de los dos inmuebles que se quieren permutar para determinar su valor de forma objetiva. 
  2. Se deberá acudir a una notaría para firmar la escritura de permuta, donde quedará especificado el valor de tasación de ambos inmuebles y se determinará si alguna de las dos partes debe de añadir dinero para poder cerrar la operación. 
  3. Finalmente, se deberá acudir al registro de la propiedad para que el nombre de los nuevos propietarios de la vivienda quede reflejado en el Registro. 

Cuánto cuesta una permuta inmobiliaria 

En el caso de realizar una permuta inmobiliaria de dos inmuebles sobre los que no hay ninguna hipoteca o deuda pendiente, los gastos a asumir son los siguientes: 

  • Gastos de notaría y registro de la propiedad para ambas partes 
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales 
  • Impuesto sobre actos jurídicos documentados. Hace falta recalcar que en una operación de compraventa, el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados va a cargo del vendedor, pero en una permuta ambas partes deben hacerse cargo de este impuesto. 
  • Impuesto de plusvalía municipal. Cómo ocurre con el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, ambas partes deben hacerse cargo del impuesto de plusvalía municipal y pagar por el inmueble del que pierde la propiedad. 
  • Declarar los cambios en su IRPF. Para terminar, el último pasó es que ambas partes declaren la ganancia o pérdida patrimonial en el IRPF.