Muchas veces, cuando nos enfrentamos a la necesidad de solicitar un crédito, es frecuente que aparezca el concepto de aval. Sobre todo si recurrimos a los bancos o bien estamos interesados en obtener cantidades muy elevadas.

Este tipo de término hace referencia a una garantía de pago por medio de la cual el prestamista se asegura que recibirá el dinero que nos ha prestado. Sin embargo, ¿sabes qué tipos de aval existen? En PrestamosHipotecarios.Net te lo explicamos.

Qué tipos de aval existen

Qué es un aval

Antes de comenzar a hablar sobre los tipos de aval que existen, nos gustaría dejar claro qué es este concepto financiero. De este modo, la próxima vez que acudas a una entidad a por un préstamo y te exijan un aval, sabrás a que se están refiriendo.

Los avales, como explicábamos unas líneas más arriba, son garantías de pago que puede exigir un prestamista a cambio de su dinero. Estas garantías suelen solicitarse cuando la situación económica del cliente no es del todo aceptable para el banco. O bien cuando se solicitan cantidades muy elevadas.

Por medio del aval el prestamista se asegura que un tercero o una garantía cubran el préstamo en caso de que el prestatario no pueda hacerlo en algún momento dado.

Qué tipos de aval existen

En cuanto a los tipos de aval podemos clasificarlos de diferente modo en función de las siguientes variables.

Avales según el emisor

En este caso nos encontraríamos con dos modalidades diferentes.

  • El aval bancario, donde es una entidad financiera la que adquiere la función de avalista para el prestatario.
  • El aval personal, es el más frecuente y se puede emitir por parte de una persona tanto jurídica como física. El aval personal es utilizado con frecuencia en la financiación para empresas e incluso en los créditos al consumo. Suelen ser gratuitos para el prestatario. Por tanto este no debe de abonar ningún importe por obtenerlo.

Avales como productos financieros

Las entidades financieras pueden ofrecer avales a sus clientes con los que garantizar que los préstamos serán abonados en caso de inestabilidad económica. Dentro de este tipo podemos clasificar los avales en dos grandes grupos:

  • Avales técnicos. Este tipo de aval es algo particular puesto que se responde por el cliente en caso de que incumpla ciertas obligaciones adquiridas. Están pensados para profesionales que se presentan a concursos públicos, contratos de suministros, obras, etcétera. Por medio de estos avales la entidad financiera asegura que la obra o servicio que han sido acordadas se llevarán siempre a cabo
  • Avales económicos. Son los más frecuentes y los que suelen utilizar los particulares. En este caso la entidad financiera asegura al avalista que su cliente abonará el pago aplazado que ha adquirido con él en todo momento. Se usa por ejemplo en la concesión de hipotecas, para alquilar una vivienda o para pagos a Hacienda. Este tipo de aval se subdivide en dos modalidades:
    • Avales comerciales,para responder ante posibles compras.
    • Avales financieros,para que alguien responda por nosotros en transacciones de tipo financiero.