Hasta hace algunos años atrás la firma de una hipoteca o préstamo hipotecario podía incluir la venta vinculada o combinada de otros productos junto con el préstamo principal, como podían ser:

  • Préstamos para la compra de vehículos
  • Seguros de vida o salud
  • Otros productos relacionados que la entidad bancaria podía considerar interesantes.

Sin embargo, a raíz de la entrada en vigor de la nueva Ley 5/2019 reguladora de los contratos de tipo hipotecario, se limitó la venta vinculada y combinada al máximo, dejando solamente un supuesto de productos que podrían ser ofrecidos junto con el préstamo principal.

Estos productos son los seguros que protegen los intereses del prestamista.

En este artículo vamos a explicarte la razón por la que es necesario contratar un seguro, el tipo de seguro obligatorio que debes contratar y qué tipo de seguros complementarios es recomendable añadir al principal.


Seguro obligatorio para la contratación de créditos hipotecarios

seguros complementarios a la hipoteca
La contratación de un seguro básico es obligatoria para la firma de un préstamo hipotecario

Con la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria el pasado 16 de junio de 2019 se especifica claramente que el único producto vinculado que se podrá vender junto con el préstamo es el seguro de protección del inmueble. La normativa deja claro en su artículo 17 que el prestamista podrá obligar al prestatario a contratar un seguro para proteger la propiedad inmobiliaria que actúa como garante de la operación.

Sin embargo, el cliente siempre puede contratar un seguro ajeno o diferente al que le ofrezca el prestamista sin que ello signifique ver empeoradas las condiciones de devolución. Además, el prestamista está obligado a aceptar las pólizas de seguro alternativas que el prestatario haya propuesto siempre y cuando las condiciones de contratación, coberturas e indemnizaciones sean equivalentes.

Seguro hogar multirriesgo

Si la propiedad desapareciera o sufriera daños irreparables el prestamista vería como su garantía hipotecaria desaparece quedándose totalmente desprotegido ante una posible situación de impago. Un seguro que proteja el inmueble o vivienda se encargará de indemnizar al beneficiario de esa póliza (el prestamista), por lo que de este modo el prestamista tiene su capital asegurado. Un seguro para el inmueble que cubra la mayoría de accidentes es suficiente para cumplir con la normativa.

Qué cubre un seguro multirriesgo

Aunque el Seguro Multirriesgo está pensado para entregar una indemnización en el caso de que el inmueble sufriera daños (por un incendio, por tormentas, por fugas de agua…) también es muy habitual ampliar las coberturas derecho seguro para que se protegen también los bienes dentro del inmueble (en el caso por ejemplo de que se trate de una vivienda).

Sin embargo, el prestamista no tiene ningún derecho derivado de la ampliación del seguro principal hacia otras coberturas y solo podrá cobrar una indemnización por el inmueble en sí. Un seguro genérico para la vivienda o local es suficiente para poder proceder con la contratación de nuestro préstamo.


Seguros alternativos: no obligatorios pero recomendables

Aunque el único seguro obligatorio para la contratación de nuestro crédito hipotecario es el seguro de protección de la vivienda o inmueble, también es recomendable complementar nuestro conjunto de pólizas con dos seguros más.

Seguro de vida riesgo

seguro de vida riesgo
Seguro de vida riesgo: liquidar el préstamo en caso de fallecimiento del prestatario

Se trata de un tipo de seguro que protege a los herederos de un fallecido en el caso de que esté haya dejado deudas pendientes de pagar. Esto significa que en el caso de que el prestatario fallece sin haber terminado de pagar su crédito hipotecario el seguro se haría cargo de las cuotas y los herederos no deberían responder por la deuda pudiendo mantener el inmueble.

Seguro de protección de pagos

Se trata de un seguro bastante recomendable en caso de que el prestatario sea un empresario o autónomo y el inmueble que avale la operación sea básico para el desarrollo de su actividad. Un seguro de protección de pagos se hará cargo de los pagos y las cuotas del préstamo en caso de que el prestatario se haya quedado sin ingresos (bien sea por accidente laboral, por enfermedad, por incapacidad…). Aunque es bastante recomendable disponer de un seguro de protección de pagos se trata de una de las pólizas más caras de contratar.

Otros seguros que nos puede ofrecer el prestamista

prestamoshipotecarios.net nunca te ofrecerá seguros alternativos ni extras más allá del estrictamente necesario seguro multirriesgo para la vivienda o inmueble. No obstante, es bastante común que las entidades bancarias ofrezcan seguros como complemento al préstamo principal, cómo pueden ser seguros para vehículo pólizas de salud privadas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies