La TAE o Tasa Anual Equivalente, es uno de los términos financieros más empleados cuando hablamos de hipotecas y, de hecho, es un factor determinante que nos ayudará a decantarnos por una u otra hipoteca. Pero, ¿sabes realmente qué es lo que significa? En este artículo te lo contamos todo al más mínimo detalle.


¿Qué es el TAE?

¿Qué es la TAE?

Como acabamos de mencionar, la TAE es la Tasa Anual Equivalente, y básicamente es un indicador, a modo de porcentaje, que nos indica el coste efectivo de la hipoteca. Se trata de una fórmula que tiene en cuenta los intereses, así como los gastos y las comisiones. 

En las hipotecas, sirve para que los clientes puedan comparar los precios de una hipoteca antes de contratarla o decantarse por una de ellas. Todas las entidades están obligadas por el Banco de España a indicar la TAE de sus hipotecas a sus clientes o potenciales clientes, así como también ocurre en el caso de nuestros préstamos con garantía hipotecaria.

Qué se usa para calcular la TAE

Para calcular este indicador, se deben tener en cuenta las siguientes partidas:

  • TIN (tipo de interés nominal): el interés puede ser fijo, con lo que pagarás todos los meses una cuota idéntica, o bien variable en función del euríbor.
  • Comisiones y gastos: algunas hipotecas tienen comisiones de apertura o por cancelación.
  • Frecuencia de los pagos
  • Productos vinculados

Es importante que sepas que hay otros costes como la notaría o la gestoría, que no entran dentro de este cálculo.

Diferencia entre TAE y TIN

No debes confundir ambos conceptos, pues la TAE, como hemos mencionado, es el indicador que permite saber qué costará la hipoteca y el que nos ayudará a decantarnos por contratar una u otra. En cambio, el TIN o Tipo de Interés Nominal únicamente hace referencia al interés que se aplicará en el la hipoteca. De hecho, el TIN es una pequeña parte de lo que se contabiliza en la TAE. 

Cuota de la hipoteca

La TAE será un factor determinante que debes conocer para decantarte por un préstamo hipotecario u otro. Sin embargo, existen otros factores que también deberás considerar a la hora de valorar la hipoteca. Hablamos de aspectos como la atención que te ofrecerá la entidad que te concede el préstamo, las bonificaciones o incluso la facilidad de los trámites y gestiones.

Lo primero que debes plantearte es si podrás asumir cómodamente el pago de las cuotas mensuales. En este punto, es importante que tengas en cuenta todos los gastos fijos que tienes al mes, así como una pequeña variable para imprevistos. Se recomienda que la cuota de la hipoteca no debe superar el 35% de los ingresos. En caso de optar por una hipoteca de interés fijo, esto no te supondrá ningún problema a la hora de calcularlo. No obstante, la cosa se complica con aquellas hipotecas que están sujetas a un tipo de interés variable, ya que deberás considerar diferentes niveles de euríbor para garantizar el pago. 

A todos estos cálculos hay que añadir que la mayoría de hipotecas requieren una entrada previa que ronda el 20% del total del valor de la propiedad, concediéndote únicamente el 80% restante. Esto significa que deberás haber ahorrado previamente para poder hacer frente a dicha inversión inicial. 

Comparar una TAE con otra para saber el coste total de una hipoteca o préstamo

Comprar una TAE

Como hemos indicado, la TAE es un buen indicador para comparar diferentes ofertas comerciales de las entidades bancarias, y decidir así la que pueda salirnos más rentable. Sin embargo, para poder comparar debemos fijarnos en el tipo de interés, concretamente si se trata de variable o fijo. 

En aquellos préstamos en los que se aplica un tipo de interés variable, no se puede determinar cuál es la evolución futura de dicho interés. En otras palabras, esto significa que la TAE se calcula suponiendo que el interés se mantiene constante en el tiempo al momento de hacer la operación, por lo que debes tener en cuenta que esta variará en las revisiones del tipo de interés. 

Finalmente, otro factor que debes considerar es que el cálculo de la TAE se realiza sin contemplar posibles amortizaciones anticipadas e impagos. Además, existen numerosas entidades que ofrecen un Tipo de Interés Nominal muy bajo pero, por contrapartida, la TAE es excesivamente elevada debido a las comisiones que se aplican. 


Contacta con nosotros

Puedes contactar con nosotros mediante nuestra página de contacto, por teléfono o email, y nos encargaremos de resolver cualquier duda que puedas tener.