En PréstamosHipotecarios.net estamos especializados en el estudio y concesión de préstamos hipotecarios para todo tipo de situaciones, cómo pueden ser préstamos hipotecarios urgentes, préstamos para reunificar deudas, préstamos para aceptar herencias e incluso préstamos para paralizar embargos y subastas.

Como el nombre de nuestra web indica, todos nuestros préstamos son de tipo hipotecario es decir, que el solicitante necesita disponer de una propiedad inmobiliaria a su nombre para que podamos aceptar la solicitud.

Sin embargo, puede ser que dicha propiedad inmobiliaria todavía se está pagando, así que la pregunta que se hacen muchos clientes es: ¿Puedo conseguir avalar un préstamo con una vivienda hipotecada?

Vamos a responder a esta pregunta. 

Qué es un aval y por qué es importante

Qué es un aval y por qué es importante
Qué es un aval y por qué es importante

Un aval es un bien o persona que responde en el caso de que el firmante del préstamo deje de pagar la deuda. Como hemos dicho al inicio del artículo, en el caso de los préstamos hipotecarios este aval es un inmueble. También existen los avales solidarios, que no son más que aquellas personas que firman como avalista de un tercero cuando este necesita un préstamo. 

Amplía información: qué es un aval hipotecario

Los avales son importantes porque ofrecen un extra de tranquilidad al prestamista o entidad bancaria que deja el dinero, por lo que se pueden conseguir préstamos más económicos o con mejores condiciones. Sin embargo, ¿puede utilizarse un inmueble para avalar varios préstamos? 

¿Puede un inmueble avalar varios préstamos? 

La respuesta rápida es que normalmente no. Sin embargo, hay algunas excepciones a esta regla. 

La primera excepción es que el inmueble que se pretende usar para avalar el préstamo tenga un valor muy alto, por lo que técnicamente dicho inmueble podrá ser usado como aval para dos préstamos a la vez. No obstante, esta no es una situación muy común y la gran mayoría de prestamistas y bancos no aceptan dicho supuesto como válido. La razón principal es que en el caso de impago por parte del cliente, se produciría un conflicto de intereses entre los dos acreedores y por tanto la ejecución hipotecaria del inmueble debería realizarse a tres partes.

La segunda excepción es aquel caso en el que la deuda pendiente que pesa sobre el inmueble sea muy pequeña, o dicho de otro modo el inmueble ya casi esté totalmente pagado. Por ejemplo, en PréstamosHipotecarios.net aceptamos solicitudes de clientes que se encuentran en esta situación, y lo que hacemos en este caso es simplemente ampliar el préstamo inicial para liquidar la deuda pendiente y así poder usar el inmueble como aval del préstamo que el cliente necesita.

¿Puedo usar un inmueble para avalar la compra de otro? 

¿Puedo usar un inmueble para avalar la compra de otro?
¿Puedo usar un inmueble para avalar la compra de otro? 

En el apartado anterior hemos visto el supuesto de querer utilizar un inmueble para avalar un préstamo, pero ¿qué ocurre en el caso de querer avalar la compra de otro inmueble con un inmueble que ya es de nuestra propiedad? 

Pues bien, en este caso la normativa sí que permite que un inmueble avale la compra de otro, y de hecho la entidad bancaria agradecerá que dispongamos de patrimonio que proteja el dinero que nos va a prestar.

Relacionado: cuándo prescribe una deuda hipotecaria

Sin embargo, debemos tener claro que en el caso de impago del préstamo para comprar la vivienda, el banco podrá embargar aquella vivienda o inmueble que hemos usado como aval. Debemos tener esto claro antes de realizar cualquier operación. En este supuesto los pasos a seguir son exactamente los mismos que se siguen para firmar cualquier otro tipo de préstamo hipotecario: se debe firmar el préstamo ante notario, informar al Registro de la Propiedad de que sobre la vivienda pesa un aval, etcétera. 

Ventajas de usar un inmueble como aval 

Para terminar, nos gustaría destacar que los préstamos hipotecarios son el tipo de préstamo más económico que hay en el mercado, ya que el aval que se ofrece (un inmueble) es un bien real que rara vez pierde valor, por lo que el prestamista se sentirá muy seguro de prestarnos dinero y por tanto ofrecerá unas condiciones más favorables en comparación con otro tipo de préstamos.

Te interesa: cómo dejar de ser avalista de un préstamo

Además, utilizando un inmueble para avalar un préstamo, en el improbable caso de caer en impago, el prestamista se quedará con la propiedad pero en la gran mayoría de los casos no tocará nada a nivel de nuestro patrimonio personal. Esto no es así en el caso de los préstamos personales, donde el prestamista puede embargar nuestro patrimonio en su totalidad (normalmente se empieza mediante el embargo de sueldos y salarios, pero si nuestro patrimonio es abultado puede ir hasta vehículos, inversiones…) para el pago de la deuda.